Om Shanti Om Sri Ramadevi El Silencio Interior



Om Hrim Ramadeviyai Namah



El Silencio Interior



Fragmentos del Libro


Sendero a la Paz Beatífica





Traducido por
Durga S. Shirali y

Mahatma Brahmachary Krishananda






La voz de la Verdad se escucha en el purificado Santuario del Silencio al cesar las discordantes notas del habla de Ia mente.


El Silencio a que se refiere la Madre, es el Silencio del Ser en cuya vibrante calma se enmudecen los pensamientos y se transmutan los sentimientos en un perenne goce de la propia inmortal existencia de uno.


Tu práctica de silencio debe ser un preparativo para la meta final.


Para escuchar el elocuente sermón del Alma y para armonizarse con la encantadora melodía de la Divina Música, el aspirante debe retirarse a la ermita del Silencio dentro de su propio corazón, dejando atrás el mundo del sonido.


Tu abstinencia del habla es solamente una disciplina que impones sobre el órgano del habla. Sin embargo, constituye el paso inicial que debes dar para entrar en el sendero del Silencio.


La mente tiene una lengua protuberante que se deleita en el habla incesante aun cuando se controle la externa expresión del lenguaje.


Empieza el Silencio donde terminan las operaciones mentales.


En el Silencio se retiran los sentidos del mundo de objetos y se afina la mente en armonía con el Alma que mora dentro.


Con Ia práctica del Silencio se desarrollan las facultades de reflexión, raciocinio e introspección.


La mente logrará una condición de calma libre de deseos, exenta de todo antojo egoísta.


Tus percepciones erróneas se transformarán claras, adquiriéndose una visión penetrante y un juicio pulido.


En el reposo meditativo puedes observar y analizar con asombrosa precisión los intrínsecos impulsos y operaciones de tu mente cargada de ego.


En el santuario del Silencio, el alma establece su consciente contacto con el todo-penetrante Ser Divino.


El hablar disipa fuerzas.


El Silencio conserva tus facultades mentales, activando tu fuerza espiritual.


Durante las etapas iniciales de sadhana, la ocasional abstinencia de habla es indispensable para lograr el control de los sentidos.


Más tarde, conforme vayas adelantando en el sadhana y adquiriendo mayor control de las proyecciones mentales, podrás experimentar la felicidad de la soledad aun en los aparentemente activos momentos de la vida.


Durante el Silencio deja que tu pensamiento descanse sobre el Veedor que mora adentro.


Que el mundo entero en derredor tuyo sea borrado de tu conciencia.


Observa las imaginerías mentales que constituyen "Manasika Prapancha", la orbe mental, y niégalas con aguda discriminación.


La Conciencia objetivizada es pensamiento.


El pensamiento manifiesto es el mundo.


El mundo existe mientras persista la mente.


Al desprenderse la Conciencia de su objetividad superimpuesta, el pensamiento desaparecerá en el abismo del Silencio resolviendo al mundo en el océano del Ser Puro.


Para lograrlo, asume tu posición como la Conciencia-Testigo.


Se un observador indiferente a los fenómenos mentales.


Se atento como para no estar involucrado en pensamientos.


Acrecienta tus meditaciones, ocupando tu mente en profundas reflexiones cuando quiera que ella muestre la tendencia de exteriorizarse.


Termina todos tus compromisos antes de empezar el Silencio y no dejes cabida al pensamiento, para evitar asi que ello te empuje al mundo.


Esta es la práctica del Silencio que te conduce a la soledad espiritual, otorgándote salud y sincronía tanto en la vida interna como en la actividad externa.


La energía que se almacena en el Silencio se vuelve una infaliblemente poderosa fuerza para ti cuando emerges del Silencio al mundo de la actividad.


Una vez que Ia mente haya disfrutado de la nectárea dicha de tranquilidad interna y haya permanecido en la soledad de pensamiento, no le gustarla andar por la pradera del mundo sensorial.


Silencio es fuerza.


En lugar de temer al sonido, debes considerarlo como una manifestación del silencio.


La fuerza del Silencio fácilmente absorberá el sonido, permitiendo al aspirante permanecer imperturbable aun en medio de sonido agitador siempre que su mente se halle en la interna calma del Silencio.


Cuando descubras que el espíritu es la morada de amplia Tranquilidad y Suprema Paz, hasta el ruidoso rincón callejero te parecerá tan sereno como retiro forestal.


Tanto sonido como Silencio se encuentran en ti mismo.


Pasión es sonido y Paz es Silencio.


Una mente pura sin pasiones es el mejor retiro solitario donde puedes disfrutar de imperturbable serenidad del Silencio.


Con tal mente en tu poder, podrás trasladar al Silencio a la más agitada ciudad del mundo y permanecer arraigado en el esplendor de tu soledad interna sin ser afectado por la tempestad de los acontecimientos mundanos.


Esta es la utilidad de sociedad espiritual en el agitado mundo cotidiano.


Son solamente los débiles los que constantemente hablan de huir del ruido mundanal en busca del Silencio.


Ignoran que el mundo existe en su propia mente.


Los audaces hijos de lo Divino que se han adueñado de su propio ser local y que han descubierto el Silencio dentro de si mismos, no solo disfrutan de ese Silencio sino también intentan transformar al propio mundo en un paraíso de paz.


Saben cómo extraer una reclusión monástica aun de la batahola de la actividad mundana.


No huyen del Kurukshetra; el campo de batalla de la existencia, sino tienen sus pies firmemente arraigados en la tierra con sus rostros dirigidos hacia el Bendito Cielo.


Sirven de puente entre tierra y paraíso, representando la omnipotencia del Alma ante las debilidades de la carne. Son los soles del fragor espiritual que han salido para aniquilar de la humanidad, la oscuridad que ofusca al alma.


Debes tener devoción por el Ideal y firmeza en la práctica bajo cualquier circunstancia.


El mundo del sonido no resulta un obstáculo para ti en tu sendero hacia el Silencio Supremo del Alma.


Es tu propia mente inferior hundida en desilusiones la que se yergue como una barrera entre ti y la meta que persigues.


Por ende, vigila siempre el movimiento de las fuerzas oscuras que operan en la mente. Implora al Dios que mora en tu corazón para que te ayude y te guíe.


Hace falta una fuerza superior para subyugar a las inferiores potencias del mal y de la oscuridad.


Esa fuerza es la Divina Gracia.


En ti se halla esa Gracia; no es preciso que surja ella de fuera.


Su descenso quiere significar tu sumisión a Ella.


Se experimentará el descenso de la Gracia cuando ansíe el corazón la visión de la Verdad, cuando la mente comprenda todo lo que es falso y efímero, cuando el alma se acerque al Supremo en toda su desnudez con una actitud de resignación total.


El Nirvana es la beatífica paz del Eterno allende el Tiempo, el agotamiento de toda conciencia mental, la cesación de todo aferramiento al mundo, la completa extinción del ansia por la vida egoísta.


Es la poderosa singularidad del espíritu Supremo, un estado de refulgente Totalidad del Silencio Trascendental.


Ardua es la senda hacia la experiencia del Samadhi, gigantesca la lucha a lo largo del sendero; empero, esfuérzate con fe en tu propio Ser Elevado y en la salvadora Gracia del Supremo.


Aquél que es firme en su devoción, cuya dependencia sobre el Supremo es incondicional; aquél que se dedica a la Verdad y está dispuesto para el supremo sacrificio, seguramente alcanza la meta.


Devoción tibia e insinceridad en la práctica así como falta de fe en el Ser, son grandes obstáculos que el aspirante debe superar.


Debes entregarte a Dios incondicionalmente.


Con la iluminación que has recibido, intenta lograr un estado de desapego de los deseos del mundo sensorial.


Sadhana aislará a las ilusiones mentales, causando la fusión de tu encarcelada personalidad en la eterna e inegoísta vida de la Universalidad.


Emprende la búsqueda del Ser después de desviar a la mente de las preocupaciones perturbadoras.


La benevolencia, la gracia, la fuerza y la belleza descansan todas en el ilimitado seno del Ser.


La sincera búsqueda del Ser es la forma más pura y altamente exaltada de venerar a Dios. El Ser es Dios.


Aquél cuya visión desarraiga pasiones, aniquila el sentido de la dualidad y te otorga el supremo estado de intrepidez alcanza a Dios.


Venera a Él y Únicamente a Él.


Aquella veneración que termina por desarrollar en ti una visión igualitaria, es la que llega al Supremo.


Aquello que estrecha tu corazón, enloda tu intelecto, nutre al ego y prolonga tu permanencia en la existencia, no es sino la veneración de aquello temporal, de todo aquello que está destinado a desaparecer un día.


Es posible que llegues a alcanzar poderes psíquicos conforme avances en la práctica, se cuidadoso en su uso.


Fama y nombradía te cortejarán, no dejes que nublen tu meta y tu visión de lo Supremo .


Adora el desapasionamiento.


Que sea el desapasionamiento tu virtud, tu belleza, tu armadura protectora en el campo de la existencia.


El Conocimiento percibe Ia Verdad; empero, es el desapasionamiento el que experimenta y disfruta de sus infinitas bendiciones.


Solo un conocedor de la Verdad es hombre de genuino desapasionamiento.


Allende el alcance del placer y pena, inconmovido por elogio y culpa, su mente habrá trascendido los conceptos tanto de esclavitud como de liberación, convirtiéndose en un verdadero Mahatma, en una persona noble.


Es libre del apego; se halla establecido para siempre en el corazón de la Realidad.


Alcanza una síntesis de integración emocional y certeza intelectual, pues solamente de esa manera podrás desarrollar un fuerte desapasionamiento.


Cuando el intelecto logra apropiada percepción, el corazón se ensancha en Amor.


A la larga es el corazón el que conquista, pues no hay fuerza en este universo más poderosa que el Amor.


Ora por el don de Amor.


La realización del Amor es la más elevada.


Para desarrollar el Amor asóciate a reuniones espirituales celebradas por los devotos de Dios.


Debes disfrutar tanto de la fuerza de silenciosa contemplación como del éxtasis proveniente de "kirtans", cánticos congregacionales.


Haz de la paz tu posesión permanente.


El desear nada es el secreto de estar en paz contigo mismo así como con el mundo entero.


El sentir inseguro acerca del logro final de la meta es el veneno que corroe las entrañas de tu ser.


Por ende, abandona inmediatamente este pensamiento débil y cobarde.


Siéntete seguro de tu éxito final. No se desgasta ningún esfuerzo.


Estarás progresando cada momento.


La meta que buscas no se halla ni cerca ni lejos.


Tu meta está en lo Eterno que trasciende el Tiempo.


Se percibe aquí y ahora.


Realízala por simple fuerza de la fe.


Une tus austeridades a la dedicación.


Rompe la autoelaborada celda de ilusión emprendiendo tus andares como libre y dichoso niño de lo Divino en el Reino de la Perfección.



Sri Ramadevi




Sus principales Libros son:


Sendero a la Paz Beatífica

Yoga en el Hogar
Del Hogar un Paraíso

Cuando Habla la Divinidad


Se encuentra asociada a :

Brahmavidya Ashram Argentina

Arya Hindu Brahmo Shanga


Sus libros son de consulta

permanente en estas Instituciones




Traducido por

Durga S. Shirali y
Mahatma Brahmachary Krishananda



No hay comentarios:

Publicar un comentario